Usan concreto para la renovación de la Catedral de Clifton, de estilo brutalista.

La Catedral de Clifton, clasificada con Grade II, ubicada en Bristol, ha sido objeto de una renovación de 3 millones de Euros, llevada a cabo por la firma de arquitectura británica Purcell.

La Catedral Católica Romana de San Pedro y Pablo, de estilo brutalista fue diseñada por Ron Weeks de Percy Thomas Partnership, con aportaciones del Vaticano, y finalizada en 1973.

Tiene una capacidad de hasta 1,000 personas que pueden congregarse frente a su altar mayor, y el nártex contiene dos vitrales hechos de 8,000 piezas individuales. Fue reconocida como catedral en el año 2000.

Aunque fue elogiada en su momento por su diseño minimalista y la inusual forma hexagonal de su santuario; aunque la Catedral de Clifton nunca estuvo completamente inundada, fueron 45 años constantes de fugas las que causaron daños considerables y dieron lugar al proyecto de remodelación.

Purcell comenzó el proceso de reparación de 3.1 millones de euros en 2015, con la Catedral permaneciendo en uso a lo largo del proceso: organizando ocho misas por semana entre bautizos, bodas y funerales.

En el techo inclinado, se reemplazaron 86 toneladas de plomo. 

En el interior, Purcell especificó que tuvo que abrir partes del edificio que antes no eran accesibles, incluida la galería sobre el baptisterio y la apertura de una escalera anteriormente sellada.

Parte de la estética brutalista clásica es el uso de concreto formado en la catedral, que Percy Thomas Partnership había originalmente construido con tablones de madera roja de grano grueso. Purcell se encargó de mantener este elemento característico al reparar el daño causado por el agua.

“Nuestra convicción era que el edificio se volviera hermético, seguro y abierto para su uso, pero también que no perdiera nada de su rigor y calidad como un excelente exponente de la última época brutalista”, dijo Clifford Martin, socio de la oficina de Purcell en Bristol. 

“Las obras se han llevado a cabo con la intención de reparar y proteger el edificio, y de magnificar y celebrar su diseño con detalles originales”, agregó.

“La Catedral, como otros edificios de la época, se construyó en tiempos difíciles. Nuestro objetivo para el proyecto de reparación era, en todo momento, considerar cuál había sido la intención de su diseño y construcción para seguir los principios y esencia del edificio “.

El nuevo techo se modificó ligeramente con respecto al diseño original para hacer frente a las fugas, pero Purcell trabajó estrechamente con la Asociación de planchas de plomo para crear un trabajo duradero que coincidiera con la estética histórica del edificio.

Para encontrar la fuente de las filtraciones en la Catedral de Clifton, Purcell tuvo que profundizar en los archivos y examinar los dibujos originales del edificio.

Los arquitectos estudiaron cómo se había construido originalmente el revestimiento y cómo habían hecho las articulaciones detrás de cada panel; luego pudieron reparar las áreas donde las piezas se habían astillado usando virutas de granito Corennie que coincidían con los materiales originales utilizados.

También había entrado agua y corrientes de aire a través del vidrio de malla de alambre donde los paneles se habían salido de sus marcos, por lo que se instaló un nuevo sistema de vidrio térmicamente roto que se limpia por si solo.

El plan de iluminación original para el lugar de culto nunca se finalizó, por lo que Purcell reemplazó las luces con LED totalmente regulables y ultrabrillantes con la asistencia de la consultora Lighting Design and Technology.

Se adquirió el Método de los Consultores para actualizar el sistema de calefacción, y todo el edificio se volvió a conectar para que sea seguro. La Catedral es ahora un espacio seco, cálido y bien iluminado para que los adoradores y visitantes puedan disfrutar de ella.

Este año se han visto varias piezas importantes de la arquitectura catalogadas de Gran Bretaña, las cuales han sido remodeladas y modernizadas.

John Puttick Associates acaba de completar su renovación de la emblemática estación brutalista de autobuses de Preston que ostenta un Grade II, y DSDHA ha presentado la primera fase de su reacondicionamiento del Economist Plaza, diseñado por Smithsons y clasificado como Grade II.

El Center Point de Richard Seifert, clasificado en Grade II, también ha sido restaurado y convertido de oficinas en apartamentos de lujo por Conran and Partners.

Con información de dezeen

La Catedral de Clifton

Noticias Relacionadas:

Casa de concreto en Zicatela, Oaxaca

Conoce los 12 estadios del Mundial de Rusia 2018

Viprocosa