Luciano Kruk combina madera negra con
concreto para una Casa Ecuestre en Argentina

La última obra del arquitecto Luciano Kruk es una casa de descanso hecha con concreto marcado que se ubica en la costa argentina, tiene paredes envueltas en madera negra cristalina.

La Casa Ecuestre es una residencia vacacional ubicada en Costa Esmeralda, un pintoresco estrecho de línea costera a 400 kilómetros al sur de Buenos Aires. En el área pueden identificarse numerosas casas construidas con una técnica similar diseñadas por el estudio de Kruk, incluida su propia casa de verano.

Kruk diseñó esta casa para una pareja que tiene dos hijos, quienes le solicitaron usar menos concreto que en otros diseños para poder producirla más rápido.

El concreto tiene una textura resultado de las impresiones de tablas de madera y es una estética popular en Argentina, forman el techo, el suelo y las paredes interiores como una casa de un solo piso. Mientras que, en el exterior, las paredes están hechas de madera, vidrio y una estructura de metal.

Aletas verticales de concreto entre el suelo y el techo refuerzan la estructura de la pared, y se extienden en frente de ventanas largas colocadas para aprovechar la vista boscosa de la zona. Madera de pino ennegrecida cubre la parte trasera para proveer privacidad de los vecinos.

El estudio de Kruk seleccionó madera negra y bronceada y marcos de aluminio anodizado para mezclarse con las inmediaciones de bosque de acacia y árboles pino marítimo. Los detalles de madera más claros se encuentran en el interior, junto con las paredes de concreto con paneles expuestos.

“Uno de los objetivos detrás de esta elección fue crear un contraste cromático entre el interior y el exterior”, dijo el estudio. “Por un lado, se usó madera de kiri para el interior, y por el otro, se usó madera de pino común tratada con aceite quemado para el exterior”. La Casa Ecuestre, llamada así por un establo y dos campos de polo cercanos, se encuentra en la parte superior de una duna poco profunda de este sitio que es arenoso. En lugar de nivelar el área, el estudio elevó la casa sobre un podio de concreto para crear una base plana.

Una rampa de concreto conduce al frente de la residencia hacia la entrada principal. La casa tiene un plano de planta en forma de L que envuelve un espacio central al aire libre y una terraza cubierta con una cubierta de madera que se oscurece a medida que pasa el tiempo.

El diseño divide la casa en dos alas, una que contiene un salón de plano abierto, cocina y comedor. En este espacio, la mesa de comedor y el mostrador de la cocina están hechos de concreto liso.

Un par de sillas se posan frente a una chimenea de leña construida en una pieza de concreto marcado en el otro extremo de la habitación, que alberga el baño dentro.

En la otra ala se encuentran las habitaciones de los dos niños y la suite principal, con una segunda terraza externa situada entre ellas.

Una sala de yoga, un baño en suite y una terraza privada se encuentran dentro de la habitación de la pareja. El armario está hecho de hormigón y cuenta con otra estufa de leña.

Con información de: dezeen.

Luciano Kruk combina madera negra con concreto para una Casa Ecuestre en Argentina

Noticias Relacionadas:

Casa de concreto en Zicatela, Oaxaca.

Exhibición de arquitecta mexicana abre sus puertas en Londres.

Viprocosa