Nuestro equipo esta aquí para ayudarte. ¡Pregunta lo que sea!

Hola, ¿Cómo podemos ayudarte?

El tren Interurbano México-Toluca: una conexión sobre rieles

“Los prefabricados de concreto dan forma y eficacia a la ejecución del proyecto del
Tren Interurbano México-Toluca. Esta obra de ingeniería resolverá los problemas
de movilidad urbana y unirá lazos entre estas dos importantes zonas del país.”

El corredor que abarca entre la zona poniente de la Ciudad de México y lo largo de la zona metropolitana del valle de Toluca, desde Lerma hasta Zinacantepec, es uno de los tramos de comunicación más problemáticos para la movilización urbana ¿Sería posible una ruta que conectará ágil y eficazmente el tránsito de una población a otra del corredor poniente de la Ciudad de México-Toluca? Para la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y un equipo especializado de constructores la respuesta fue sí.

A partir de 2014 se construye el Tren Interurbano Ciudad de México-Toluca (TIMT), una obra que a decir de la SCT tiene por objetivo atender la problemática de transporte que se presenta en el corredor que abarca la zona metropolitana del valle de Toluca y el poniente de la Ciudad de México. Alcanzar la meta de movilidad y bienestar para los usuarios de la nueva ruta fue el gran reto para los constructores, a decir de la SCT la solución fue un servicio de transporte de alta capacidad de tipo ferroviario interurbano, que constituyera una alternativa superior de transporte de pasajeros segura, rápida, cómoda, accesible en precio y ecológicamente sustentable. Poner en marcha la gran obra de ingeniería para el transporte necesitó de la participación de expertos constructores. Los trabajos iniciaron con la entrada de un grupo de ingenieros para estudiar y analizar la zona del corredor que uniría a estas dos importantes poblaciones (Valle de Toluca y Ciudad de México).

Para la construcción del TIMT se están edifican elementos estructurales de concreto y acero a lo largo 58 kilómetros de longitud, aproximadamente. El triunfo de este proyecto cambiará para siempre la ruta de movilidad del corredor Toluca-Valle de México.

El tren Interurbano México-Toluca: una conexión sobre rieles

MANOS A LA OBRA
La obra civil del proyecto general del TIMT consta de tres tramos: dos viaductos
elevados y un túnel. La idea fue construir en tiempo record de cuatro años una
estructura de calidad, eficiente, segura y con un ciclo de vida largo. Una vez
trazada la ruta, el equipo comenzó enterrando los cimientos a grandes
profundidades – desde 20 hasta 45 metros de profundidad-, para poder sostener
el enorme peso de la estructura y las tecnologías de transporte.
El grupo de constructores se enfrentó a limitaciones en el diseño geométrico en el
tramo III, el tramo correspondiente a la Ciudad de México. El reto para superar las
dificultades orográficas y urbanas fue la reducción de velocidad de diseño.
Según informes de la SCT, las dificultades orográficas del terreno obligaron al
empleo de pendientes superiores a lo habitual para el sistema de transporte
ferroviario. Una de las principales soluciones para la ejecución justo a tiempo del
proyecto fue el uso de diferentes tipologías de concreto, entre ellas los
prefabricados. Esta solución permitió la eficiencia y rapidez en la ejecución del proyecto. Y es que, el proceso industrializado de prefabricados proporcionaba un
acabado de calidad, adaptación a la geometría del trazo (curvatura y pendientes).
Para la resistencia del diseño fue necesario un tipo de concreto para la
cimentación. Este concreto, nada común, debía de alcanzar una mezcla exacta.
Asimismo, las columnas se construyeron paso a paso, y para consolidar la
resistencia necesaria se utilizaron mayas de acero.
Cabe señalar que en la perforación del túnel se llevó a cabo con tuneladoras y
colocación de los anillos. Estas tuneladoras estaban preparadas para trabajar en
circunstancias secas o presencia de agua, permitiendo la continuidad de las tareas
de perforación sin pausa y de forma segura. Así las cosas, aunque parecía
imposible el TIMT está por concluirse. Los beneficios serán muchos: reducción de
emisiones contaminantes, disminución de tiempos de viaje, disminución en gastos
de operación vehicular, generación de 17 mil empleos directos, disminución de
accidentes, mayor movilidad para las personas, servicio directo a centros de
trabajo, entre muchos otros beneficios.

DATOS DE INTERÉS:
• Nombre del Proyecto: Tren Interurbano Toluca-Valle de México.
• Inicio de obra civil: Julio 2014.
• Longitud total: 57.87 km.
• Tramos:
I: Zinacantepec – La Marquesa: 36.17 Km.
II: Túnel doble Vía: 4.70 km.
III: Santa Fe – Observatorio: 17 km.
• Total de estaciones: 6.
• Demanda: 230,000 pasajeros por día.
• Velocidad máxima: 160 km/h.
• Tiempo: 39 minutos de recorrido de terminal a terminal.
• Estaciones:
2 terminales (Zinacantepec y Observatorio)
4 estaciones intermedias (terminal de autobuses, Metepec, Lema y Santa Fe)
todas elevadas.
• Equipo: 30 trenes eléctricos.

Noticias Relacionadas:

10 tipos de obra que utilizan elementos prefabricados de concreto

Edificación de una montaña artificial de concreto